Cheslong por fuera

De qué partes se componen los sofás con cheslong (II)

En un artículo anterior explicábamos cómo es un sofá con cheslong por dentro.

Hoy vamos a continuar analizando las partes externas que componen estos muebles que están tan de moda en la actualidad debido a que son capaces de compaginar a la perfección los dos requisitos fundamentales que todos esperamos de los sofás.

Hablamos, sin ningún género de dudas, del diseño y de la comodidad.

Así las cosas, las parejas que están empezando a amueblar su hogar o las familias que han decidido renovar sus antiguos muebles y actualizar la decoración, se inclinan por los sofás con cheslong.

Y lo hacen porque son un tipo de mueble moderno, elegante, que ofrece variedad de diseños, aprovecha muy bien el espacio, dispone de varias plazas y, además, es superconfortable.

Cómo es un sofá con cheslong por fuera

El cheslong

Evidentemente lo primero que llama la atención en estos sofás es el asiento alargado que se coloca en uno de los extremos.

Este asiento más largo le da esa forma tan particular en L que enseguida llama la atención y que, lo que es más importante, ofrece ventajas como las siguientes:

  • Con un solo mueble es suficiente para llenar el salón, no hace falta otro sofá o un sillón a juego, ya que delimita muy bien la zona de estar. De este modo se ahorra espacio y dinero.
  • Tiene la forma adecuada para juntarse con los amigos, puesto que al sentarse a conversar las personas se sientan de frente y pueden mirarse a la cara.
  • Caben más personas sentadas, ya que el módulo cheslong puede utilizarse como si fuese un sofá rinconera.

Además, es el protagonista por su función principal, que es la de poder sentarse con las piernas estiradas sin ocupar otras plazas ni molestar a las otras personas que comparten el sofá.

Asiento

Es la parte del sofá en la que se apoyan las nalgas al sentarse. Cuando se trata de un sofá relax, es muy habitual que los módulos que acompañan al cheslong sean deslizantes, es decir, que se puedan adelantar para estar mediotumbados.

Muchos de estos sofás incorporan además en el frente de los asientos un reposapiés, que se puede elevar para estirar las piernas sin necesidad de un puf.

En los sofás con cheslong esta opción es muy práctica para evitar “discusiones” cuando más de una persona quiere descansar con las piernas estiradas.

Cheslong asiento

Respaldo

Como su nombre indica, es la parte en la que descansa la espalda. La comodidad depende de la calidad y densidad del relleno, y una particularidad de los sofás relax es que puede ser reclinable, lo que permite inclinarlo hacia atrás para semitumbarse.

Por lo que se refiere al diseño del respaldo, este se puede dividir en dos partes que se sumarían a las partes del sofá.

Una es el cabezal, que se puede presentar fijo o reclinable. Si es reclinable puede cambiar de posición para ajustarlo a la altura de la persona y que pueda apoyar el cuello correctamente.

Desde un punto de vista estético, el cabezal reclinable, cuando se recoge, presenta un sofá menos voluminoso y más ligero.

La otra es la riñonera, que es la parte del sofá en la que se apoya la zona lumbar. Su comodidad depende del relleno empleado y en este sentido hay que decir que el más confortable es el de viscoelástica.

En cuanto al diseño exterior, la riñonera puede estar separada del respaldo por una costura o unos botones que sirven para delimitar cada zona y es un recurso muy utilizado en los sofás de estilo moderno.

Apoyabrazos

Es la parte que sirve para apoyar el brazo, pero también para delimitar el sofá por ambos extremos.

En estos sofás, los apoyabrazos pueden ser iguales en los dos lados o presentar un diseño y tamaño diferente en el módulo del cheslong, donde puede ser igual de largo que el del otro extremo para presentar uniformidad.

Pero también puede tener la misma longitud que el asiento, lo que resulta muy práctico, ya que sirve de respaldo al sentarse con los pies apoyados en el suelo.

Los apoyabrazos además pueden ser fijos o reclinables con varias posiciones. Esta última función no afecta a la apariencia exterior y añade un plus de comodidad.

Cheslong tienda Tapigrama

Tapicería

Es el recubrimiento del sofá y puede ser de tela o de piel. La piel es más elegante y en general más delicada, pero le da más caché al mueble.

Las telas de hoy en día pueden resultar también muy elegantes y tienen como ventajas que son más resistentes, que disponen de mucha más variedad de diseños y colores para elegir.

También se puede optar por las telas antimanchas, que repelen la suciedad y si cae una mancha se elimina con solo pasar un paño húmedo.

En Tapigrama somos expertos tapiceros en Aragón con muchos años de experiencia.

Patas

Las patas pueden estar a la vista o no. En caso de que sean visibles, constituyen un elemento estético más del mueble, por lo que se juega con el diseño y los materiales.

Los diseños clásicos suelen ser de madera y pueden tener curvas o torneados, mientras que los más modernos utilizan materiales como el aluminio o el metal y son más creativos.

De qué partes se componen los sofás con cheslong (II)
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tapigrama S.L. informa de que los datos de carácter personal proporcionados al rellenar este formulario serán tratados exclusivamente por el responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos solicitados en el presente formulario es permitir al usuario añadir comentarios en las entradas de este blog. La legitimación se realiza mediante el consentimiento expreso e inequívoco del mismo interesado. El hecho de no introducir los datos que aparecen como obligatorios podrá tener como consecuencia nuestra incapacidad para atender tu solicitud. Como usuario, tienes derecho a solicitar el acceso, rectificación, limitación u olvido de tus datos poniéndote en contacto con nosotros en tapigrama@tapigrama.es. Puedes consultar toda la información adicional y detallada en nuestra política de privacidad y en nuestro aviso legal.